Archive for 26/02/09

España se encuentra en la lista negra de la piratería, según un informe

Posted on febrero 26, 2009. Filed under: Actualidad, Última Hora | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

Desde Estados Unidos piden medidas

 

La sensación es extraña. Es decir, nos hemos dado cuenta que en la Unión Europea, con el paso de los años, se han ido, aparentemente, endureciendo las leyes y medidas con respecto a la descarga de contenidos ilegales por medio de los programas y aplicaciones P2P, así como de otras páginas Web. En el caso español, si atendemos a las resoluciones adoptadas en los tribunales, hemos llegada a la conclusión de que las descargas se pueden realizar siempre y cuando sea para el consumo doméstico, es decir, que se utilice el material en casa u oficina, pero sin la posibilidad y opción de vender lo que hemos utilizado de la red. Estados Unidos y Europa no se rigen por las mismas leyes. De esta manera, el último informe publicado en ese país, ha puesto contra las cuerdas a España y nos han situado en la lista negra por ser una de las naciones donde más descargas ilícitas se realizan. El Copyright y otras consideraciones legales son olvidadas, o no se asumen. Quizás es porque no se conocen los criterios de algunas leyes, pero, extendiéndolo algo más, el problema también se puede ver en las empresas, las cuales tampoco conocen las medidas que deben adoptar con respecto a la publicación de una simple fotografía, así como conocer cuales son los derechos fundamentales incluidos en la Propiedad Intelectual, Derechos de Autor, Ley de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) y otras medidas reguladoras. No obstante, es un poco alarmante el informe, dado que en el caso estadounidense sus niveles de descarga, por llamarlo de alguna manera, siempre han sido altos. Quizás estamos ante la opción de intentar saber cómo nos debemos de comportar cuando estamos ante un ordenador con conexión a Internet.

 

El Instituto de la Propiedad Intelectual de Estados Unidos ha alertado de una situación: España es uno de los países que respeta muy poco los derechos de los contenidos derivados del Copyright. Es decir, hacen referencia a los intercambios no autorizados de material protegido por derechos de autor.

 

Se mencionan sanciones económicas, pero ¿de qué tipo? La cooperación internacional en materia de Sociedad de la Información no es perfecta. No es un campo de rosas. No, no lo es. Los problemas técnicos derivados de un fraude online son numerosos desde que se comete el delito y éste tiene que ser investigado por parte de los colectivos especializados. Por otro lado, la lista negra, esa en la que han puesto a España, viene determinada por un hecho concreto, pero no se han analizado los antecedentes de todas las naciones que tienen acceso a la Sociedad de la Información.

 

En el caso español, se puede descargar contenidos desde cualquier red P2P, ya que no está prohibido. Es decir, que no está penado. Lo que si es delito, está penado, es perseguido, es si una persona decide vender el material descargado; se dedica, por lo tanto, a sacar un beneficio de una obra que no es suya, porque no ha pagado los gastos de distribución y no se ha constituido como sociedad mercantil para llevar e iniciar esa actividad económica.

 

Lo demás es una laguna jurídica donde existen numerosas interpretaciones, de las cuales, el Estado, ha intentado llevar a cabo leyes en función del diálogo social motivado por la llegada de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a nuestras instituciones, empresas, hogares y donde las entidades han puesto de manifiesto sus intereses.

 

La existencia de una serie de leyes con respecto a la regulación de los contenidos en la red, no se conocen. Si preguntas en la calle, la gente ve Internet como un lugar de paso, donde un navegador te permite colocar direcciones y visitar páginas que te pueden ser atractivas o no en función de los textos, imágenes o lo que puedas adquirir, pero se desconoce la historia, los protocolos, las leyes vigentes, que se puede hacer o no, o bien, las medidas de seguridad más comunes que una persona debería de asumir si se quiere enfrentar al uso de la red para su disfrute personal.

 

Internet, por lo tanto, no es una plataforma en la que se ponen un par de direcciones y ya está. La sensibilidad es tal, que de alguna manera, la responsabilidad también reside en aquellas empresas que prestan contenidos, porque son las sociedades las que deben de llegar a un acuerdo con las entidades públicas en materia de cómo se tiene que educar a la gente en el uso de las Nuevas Tecnologías e Internet.

 

Culpar directamente a un país, incluirlo en la lista negra, utilizar una posición predominante en el mercado que te permite juzgar a los demás, no es difícil, pero en el liberalismo existe sin la presión fiscal estatal, es decir, con los permisos adecuados que consigan establecer un marco para la libre competencia.

 

El gasto de las medidas ilegales proviene de un consenso entre iniciativa privada y pública. En ocasiones determinadas empresas pasan la patata caliente al Estado y eso no es lo correcto. El acuerdo y cooperación internacional para frenar el delito sólo tiene un sentido si hay un código universal e internacional que designe cada concepto, porque en el caso de que no se tomen medidas a este respecto, será fácil acusar y realizar informes diciendo qué es lo que hacen los demás, pero no se podrán adoptar medidas que regulen las reglas del juego.

 

De esta manera, las sentencias que analizan las descargas en la red a través de las plataformas P2P han sido muy claras al respecto. La opción existe siempre y cuando no vendas el contenido. La utilización del Emule, Ares, SoulSeek y otros es una alternativa que el usuario contempla desde que sienta enfrente de su ordenador. Enciende el equipo, se conecta a la red y si lo desea, se podrá descarga el contenido, aunque siempre que sea para su consumo privado, no para la venta.

 

Y, por otra parte, la selección de la información es un acto individual, ya que el usuario de forma independiente selecciona lo que desea en función de su criterio, consideración que, no lo olvidemos, es un derecho que te permite el uso de la red de redes, que es el de seleccionar, elegir, configurar y tratar los archivos, la documentación e información existente en función de tus preferencias. Reseñable es que no todas las personas dejan contenidos en Internet. Hay internautas que “prestan” y otros no. Hacer cómplices a todos de un mismo acto es sorprendente.

 

El Derecho Internacional sólo contemplará la posibilidad de ajustarse si se realizan un conjunto de iniciativas que velen por los mismos intereses. La pregunta es: ¿quién asume el gasto?

 

Jorge Hierro Álvarez

Consultoría de Nuevas Tecnologías e Internet

http://www.jorgehierro.es

http://www.jorgehierro.wordpress.com

http://www.jorgehierro.blogspot.com

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...