¿Y el IVA?

Posted on mayo 21, 2012. Filed under: Actualidad | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |

En busca de una evolución que facilite los intereses del sector, lector y formato, para conseguir ser una alternativa en un mercado en alza

¿Y el IVA?

Visto el resultado, estamos hablando de una realidad que debe de ser modificada. No es posible hablar de Internet, de las redes sociales, sus plataformas, la mejora de la conectividad y que se apliquen unos impuestos similares a otros formatos, o bien, uno igual. La crisis económica nace de la búsqueda de un sistema que permita el desarrollo de otro modelo, que es el que ha surgido gracias a la llegada de la Era Digital en todos los contextos. Por lo tanto, equiparar el IVA en los libros digitales y en papel es una tarea que concierne a las instituciones europeas y países que forman parte de la UE. La descentralización está resultando, en ocasiones, un sincero fiasco. De esta manera, hay que buscar una coordinación para dar el paso. El primero que invierta y se ajuste, ése, nos tememos, saldrá adelante, y, como ocurre, el último llegará a la meta sin premio. Por otra parte, uno de los artículos más interesantes de El Economista sobre la situación del IVA en los libros digitales ha hecho reflexionar a un sector que seguirá en crecimiento, a pesar de algunos obstáculos que deben de ser superados para facilitar su evolución y aceleración, pero también el cambio en los procesos de trabajo para la mejora de las condiciones de los profesionales.

 

Con motivo de la celebración del Día de Internet vuelve a aparecer el debate sobre la necesidad de un IVA reducido para las plataformas digitales que permita así un incentivo para emprendedores que buscan el desarrollo de la cultura digital. En este sentido, algunas voces ya han manifestado la búsqueda de un consenso real, que se debe a ajustarse a un sistema que apueste por el desarrollo de una tendencia que es un beneficio a corto, medio y largo plazo.

El caso más llamativo es la diferencia entre el tipo impositivo entre las publicaciones en papel y en formato digital. Mientras que los eBooks, y las iniciativas en otros soportes, tienen un gravamen del 18% a sus versiones en papel se les aplica un 4%. Esta reducción no se consiguió en la pasada legislatura por la negativa de Bruselas que alegando la Directiva 2006/112/CE, consideraba la descarga de un libro digital como una transacción de comercio electrónico y no como un libro, al que se le podría aplicar IVA superreducido.

Además de en España, la diferencia entre el tipo impositivo entre el formato físico y el digital es de un 4% por un 20% en Italia, de un 7% contra un 19%, o especialmente sangrante es el caso del Reino Unido con una diferencia del 0% por el 20%. Sin embargo, los estandartes europeos del desarrollo de la lectura digital son Luxemburgo y Francia, ya que han sido los primeros países en equiparar el IVA de los libros electrónicos al nivel de los impresos.

Este punto, que es sensible, es una de las obligaciones actuales a la hora de ajustar dos realidades de cara a las editoriales, consumidores, lectores y colectivos que han invertido millones de euros para regular una necesidad tecnológica a los intereses sociales de la comunidad internacional.

Luxemburgo y Francia a la cabeza de una definida propuesta

Desde el 1 de enero el Parlamento de Luxemburgo aprobó un gravamen del 3%, el mismo que tenían los libros en papel, considerándolos así de un elemento de necesario impuesto superreducido, un motivo más para que Amazon se encuentre más cómoda en su sede europea.

Asimismo, desde el mismo día Francia tomó una medida similar aunque su resolución fue distinta. En vez de bajar el 19% de impuesto que tenían los eBooks al nivel que tenía el libro de papel, un 5,5%, estableció un impuesto para ambos del 7% gracias a la modificación de la Ley Lang, que además estableció un precio mínimo para los libros en papel.

Sin embargo, Francia ha ido un paso más allá y se aventuró a definir que “el libro, digital o sobre soporte físico, tiene por objeto la reproducción y la representación de una obra original, creada por uno o más autores, constituida por elementos gráficos (textos, ilustraciones, diseños) y publicada bajo un título.”

Al tiempo que equiparaba ambos argumentando que: “el libro digital no difiere del libro impreso salvo por los elementos necesarios e inherentes a su formato. Son considerados elementos accesorios propios de un libro digital las variaciones tipográficas y de composición así como las modalidades de acceso al texto y a las ilustraciones (motor de búsqueda asociado, modalidades de cambio de página o de hojeado de su contenido)”.

Asimismo con el objetivo de dejar clara la diferencia con el comercio electrónico que marcaba Bruselas, el gobierno francés definió que el libro digital “está disponible al público a través una red de comunicación en línea, especialmente por descarga o streaming, o por un medio de almacenamiento extraíble.”

IVA reducido en prensa

Tras la aplicación efectiva de estos tipos impositivos en Francia y Luxemburgo, la Asociación Europea de Editores de Diarios (ENPA) reclamó a la Comisión Europea la posibilidad de aplicar un IVA reducido, o cero, a los periódicos impresos y digitales, especialmente a estos últimos, ya que se les aplica a nivel europeo unas tarifas que oscilan entre un 15 y un 25% (en España un 18%), pagando así impuestos superiores a sus ediciones en papel, a las que se les suele aplicar un tipo impositivo reducido.

Según la directora ejecutiva de la ENPA, Francine Cunningham lo idóneo sería un marco normativo europeo capaz de favorecer la recuperación del sector por si mismo, en vez de que al final “fuese la propia Unión Europea la que se viera obligada a salvarla llegada el caso”. Cunningham, además defiende en la necesidad imperiosa de la bajada del IVA para los soportes digitales, ya que la diferencia del ingreso publicitario con las ediciones de papel es mucho menor.

Por su parte, el director adjunto de Educación y Cultura de la CE, Jan Truszczynski, es partidario de un “impuesto uniforme, al margen de que los contenidos se impriman en papel o se transmitan a una tableta digital”.

Sin embargo, lo único cierto a día de hoy, es que sólo Bulgaria, Finlandia, Eslovaquia y Polonia, aplican los mismos tipos reducidos a ambos soportes, mientras que en el resto de Europa la diferencia impositiva es dañina para el sector.

Las conclusiones son, como es obvio, el despliegue de una serie de reglas de juego, que los Estados europeos no tienen la actualidad y mecanismos para llegar a decisiones dinámicas, ya que el mercado parece que corre más deprisa que ellos.

Para más información:

http://www.grtmundodigital.com

http://www.crearlibrosdigitales.com

 

Jorge Hierro Álvarez

Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)

http://jorgehierro.es

http://jorgehierro.com

https://jorgehierro.wordpress.com

http://jorgehierro.blogspot.com

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: