Una comparativa

Posted on octubre 5, 2015. Filed under: Actualidad | Etiquetas: , , , , , , , |

Ambler

En la dirección de proyectos nace el interés por el Social Media para llegar a los clientes y monitorizar las conversaciones y conversiones con aquellos usuarios que desean comprar el producto o servicio

Una comparativa

Leyendo una de las novelas de Eric Ambler, que participó en el guion/guión de Rebelión a Bordo, te das cuenta del mundo de los espías, la trama y las novelas que se venden al público con el titular de “negras”, es decir, que mezclan un patrón parecido en algunas de sus historias. En el siglo XX no había Internet (aparecen en 1995). Hablamos de la década de los 30 y 40, donde el espionaje se realizaba por medio de imágenes, aunque antes fue la pintura la que describió la geolocalización de las bases militares, o bien, los dibujos sobre los casos a estudio cuando se realizaba una investigación policial, como se puede ver en la Isla Mínima, largometraje extraordinario que se presentó el año pasado al lado del El Niño a los Goya. Volviendo al mundo del arte en forma de prosa escrita en papel, Ambler es de los que más ajusta sus historias a una realidad en la que aparece el Social Media para el análisis de la competencia, así como por medio del empleo de herramientas como SEMRush u otras similares, que nos indican qué es lo que hacen los demás, cómo compiten y qué tipo de conclusiones podemos llevar a cabo en el desarrollo de una estrategia de comunicación. Si en los 80 estaba de moda el heavy metal, y las grandes empresas apostaban por todos los estilos y variantes, ahora pasamos a un escenario donde los productos duran menos debido a un consumo más rápido gracias al crecimiento de la red y la aparición de multitud de fuentes de información. La capacidad del usuario pasa por distinguir que es aquello que merece la pena en una aldea cada vez más globalizada. En los 80 estaban Megadeth, Metallica, Guns N´Roses, L.A.Guns, Anthrax, Venom y otras bandas que contaron con el respaldo de sellos como Capitol, Elektra, Geffen, Polygram o Vertigo, las cuales manejaban los medios en Estados Unidos y crearon un extraordinario marketing a través de publicaciones como Rock Power, RIP, Raw, Metal Hammer o Rock Hard. De aquello, con la llegada de la red, nos metimos de lleno en la autopromoción. En este asunto, el documental sobre Tower Records que se estrenará en breve, será una guía perfecta para ver el cambio en la distribución de la música.

Volviendo a Ambler (1909 – 1998) y escritores como Graham Greene (1904 – 1991), Ross Macdonald (1915 – 1983) o Raymond Chandler (1888 – 1959), el misterio, intriga, suspense y novela negra se escribe en mayúsculas, aunque los estadounidenses prefirieron la calle y los británicos la diplomacia, la crisis de Europa y la construcción de una especia de guerra fría entre las naciones más incipientes del viejo continente. No es como ahora, donde los escritores aprovechan los recursos de la red, Internet y concretan las historias de una manera sencilla, lógica y depurada. Con anterioridad, el coste de las novelas en tiempo, producción y distribución eran más compleja, sobre todo el proceso de creación del canal y la lucha por la difusión en unos países u otros, porque todo se miraba con lupa.

En la actualidad, el procesador de textos corrige, las editoriales analizan los números, tiradas y lugares donde pueden llegar a los usuarios por medio de los datos que éste deja en las descargas, visitas a la web y recorrido en redes sociales, plataformas en las que los profesionales se esmeran por aportar todo lo que el comprador necesita, sin dejar de lado el trabajo de los departamentos de comunicación que te lo ponen todo en bandeja de plata: comunicado, historia, foto, referencias, bibliografía, cronología y vídeos de referencia. La serie negra del siglo XX es una referencia para cualquier tipo de público. Novelas sencillas de leer, con un desarrollo de la narrativa entretenida y con la aceptación de cualquier escritor que profesa otros géneros. Los métodos de comunicación de la información, la propia intuición y los períodos de entreguerras hacen que introduzcamos la mente en una metodología que dejaba un rastro difícil de seguir en ocasiones.

En la actualidad, todo está controlado gracias al llamado Internet de las Cosas, acceso a la red desde cualquier lugar (Smartphone, ordenador de sobremesa o portátil, tableta o televisor inteligente), además del uso de la conectividad en cualquier establecimiento y el recorrido que realizamos (web, redes, tiempo de apertura de la sesión, transferencia de datos, etc). Una comparativa que refleja el cambio y paralelismo, así como el cambio de método para encriptar la información en un esquema de comunicación alterado por la llegada de Internet y el acceso a las aplicaciones y programas.

Enlaces de interés:

-Eric Ambler:

https://es.wikipedia.org/wiki/Eric_Ambler

http://www.serienegra.es/autor/32/eric_ambler.html

-Graham Greene:

http://grahamgreenebt.org/

-Serie Negra (RBA):

http://serienegra.es/

Jorge Hierro Álvarez

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: