Viveros de empresas, conexiones y trabajo en pequeñas localidades

Posted on abril 6, 2016. Filed under: Actualidad | Etiquetas: , , , , , , , |

Viveros_Empresas

Si ayer hablamos de productos ecológicos en Internet, empresas, proveedores e iniciativas, hoy tenemos que ver una serie de cualidades de un modelo social que puede que logre cambiar los criterios en los próximos años

Viveros de empresas, conexiones y trabajo en pequeñas localidades

Si los ordenadores son la extensión de la creatividad, ejecución de procesos y de los propios brazos, los Viveros de Empresas, la mejora de las conexiones y accesos a la red y el poder sobrevivir en localidades de menos de 5.000 habitantes parecen retos alcanzables en un modelo de equilibrio sostenible. ¿Por qué la gran ciudad? ¿Son necesarios los atascos? ¿Qué sentido tiene comer como comemos en ocasiones? Vamos a un ejemplo claro. Empresa de modelo digital, que crea empleo de forma sostenible, factura, paga a las instituciones oficiales y viaja en el tiempo por medio de la conectividad a Internet para lograr vender una serie de productos o servicios. La idea no es mala. Es una buena película, que no va a los premios Oscar, pero que logra ser atractiva desde el punto de vista periodístico. Visto de otra manera, estamos yéndonos lejos, es decir, salimos de la gran ciudad y acudimos a una localidad pequeña, donde determinados servicios no están del todo definidos. Es más, a veces se tiene que compartir médico en algunas zonas. Pero eso no es negativo, sólo es cuestión de ajustar los parámetros y saber parar el tiempo, cosa que en una ciudad más grande es el tiempo el que atrapa a los usuarios, clientes, proveedores y consumidores, no logrando poder pensar, poco a poco, en los nuevos deseos de las personas. Si hablamos de cambio social, hablamos de localizar a las nuevas empresas en los Viveros, empezando por cambiar la estrategia de introducción de los negocios en el nuevo ecosistema social, donde el autónomo parece que es pieza clave en un mundo cada vez más globalizado en la prestación de servicios. Las plataformas en Cloud Computing han logrado virtualizar todo tipo de procesos al margen del tamaño, facturación, número de usuarios o espacio en la nube, posibilitando el desarrollo de proyectos colaborativos desde cualquier lugar.

En un viaje por los productos ecológicos, los negocios y empresas que forman parte de este sector, nos deteníamos en la competencia, ofertas, promociones, diversidad y gran desarrollo de portales que quieren que la sociedad se fije en una nueva forma de consumir, cuidarlos y aparecía en el análisis una serie de palabras claves: salud, bio, ecología, medio ambiente, cuidado personal, sanidad, calidad alimentaria, régimen alimenticio, salud personal, ecología social, etc. Conceptos que se suman a un colectivo que se preocupa de su salud, de comer bien y de buscar productos en la cesta de la compra que se ajusten a su economía para poder seguir una serie de recomendaciones por parte de los doctores, médicos y profesionales sanitarios.

Las tiendas ecológicas son un modelo no sólo económico, sino social, es decir, que encontramos en una forma de vida el desarrollo profesional de un esquema que lleva a trabajar de una manera distinta, donde el tiempo bien invertido pasa a un primer plano, pero un individuo se siente libre a la hora de escoger sus prioridades, quizás alejado de la gran ciudad. Además, estamos ante el reto de conseguir que los sistemas virtuales se adapten a la realidad de cada colectivo. El público que compra productos ecológicos lo hace dos veces por semana y deja de lado unos hábitos que no le llaman la atención. Pasamos de una distribución masiva a una distribución más selectiva. Los productores, que no tienen capacidad de comercialización, buscan en el intermediario o plataforma llegar al colectivo, quizás moderadamente, pero con calidad en lo ofrecen.

Es un negocio que llama la atención por el uso de conceptos en desuso que van a hacer que nos pensemos cada vez más el modo en que afrontamos la compra a lo largo de la semana. Más por menos o menos por más es una cuestión que nos lleva al análisis del tiempo, dedicación y esfuerzo, dado que la tecnología pasa por la conectividad y mejora de los accesos como hemos visto en los últimos ocho años. En esta cuestión, la red de Viveros de la Fundación Incyde ha logrado poner a disposición de los emprendedores la posibilidad de trabajar en un lugar concreto, así como añadiendo una serie de servicios que son de ayuda a la hora de centrar las reuniones de trabajo, asistir a charlas o cursos de formación específicos o conocer más profesionales que podrán ser colaboradores futuros o clientes. La ayuda no es poca.

Localidades pequeñas, medianas o grandes se benefician de una estructura que permite de forma asequible la comercialización de los servicios y dotar de una zona de trabajo los procesos de administración, aunque éstos cada vez se desarrollan más en la nube, como hemos comprobado en los últimos años.

Cambio en el trabajo

Ha cambiado. El proceso, la función y la dirección. Un Smartphone, un par de ordenadores y un presupuesto para aquello que no tenemos. Se ha invertido en tecnología, en la profesionalidad de una serie de servicios y en la atención al cliente, pero falta entender como SalesForce, un ERP concreto dependiendo de la actividad profesional o saber invertir en diseño y programación son las claves de un entorno diferente, que lleva a las empresas a asumir los retos del proceso de globalización, al menos en principio.

No se trabaja necesariamente ocho horas, sino aquellas horas que son eficientes para sacar el trabajo en adelante. Ese es uno de los cambios en las estructuras organizativas, las cuales tienen que pensar en la productividad, eficiencia y desarrollo de una estabilidad entre los trabajadores, colaboradores y profesionales que están sacando el desarrollo del negocio de forma participativa.

Concepto tiempo

Hay que pensar antes de hacer. Vamos al ejemplo de los productos ecológicos. Hacer la lista de la compra se desarrolla en pocos pasos, pero tenemos que estimar el gasto de la cesta, por lo que cada tienda de las que vimos ayer nos permiten hacer cálculos para conocer el dinero que vamos a invertir en cuidar nuestra salud, equilibrio o las personas que viven a nuestro alrededor.

El caso de Eco Rincón logra centrar la mirada en mermeladas, galletas, vinos y pasta, que nos sirven de ejemplo como categorías a una alternativa real que siempre nos ha llevado a la gran superficie cuando deseamos realizar la compra de la semana, quincenal o mensual. Otro tema es el tiempo, que es un concepto. Trabajar, repartir la vida de ocio y la profesional, las actividades formativas y el desarrollo de la creación como motores para entender un mundo cada vez más intangible. Antes compramos un disco. Éste venía con las letras, su carátula o los créditos, pero ahora la música está en la nube, en una determinada calidad y el uso o aprendizaje de las letras está centrado en si pagas obtendrás otro tipo de servicios. Todas las estructuras se han tenido que adaptar, por lo que la alimentación, asunto esencial, ha visto una posibilidad clara en la red para llegar a los clientes finales, que existen. Ahora es cuestión de invertir lo necesario para llegar a ellos.

Jorge Hierro Álvarez

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: