¿Rebelión? ¿Quién está detrás?

Posted on septiembre 7, 2016. Filed under: Actualidad | Etiquetas: , |

016_comunicacion

Una serie de datos que hace que dudemos en la gestión de determinadas aplicaciones informáticas, sobre todo cuando la propiedad no es nuestra y somos intermediarios de soluciones creadas por empresas que guardan la propiedad y protección de lo que hacemos

¿Rebelión? ¿Quién está detrás?

Se han generado dudas en los últimos años. Protección de datos, modelo de negocio, lo que aportamos y quién los gestiona, cómo se lucran determinadas empresas bajo la cara amable de poder relacionarnos con otros, terceros o personas de un colectivo concreto. Pero, cuando llevas tiempo, te das cuenta que en ocasiones el social media logra una serie de objetivos y otros se quedan en una isla desierta donde no hay un servicio de atención al cliente, incidencias o no sabes cómo salir de un conflicto. La pérdida de seguidores en Twitter o Facebook ha centrado un interesante debate. Quizás las empresas grandes tienen más capacidad para analizar cómo realizar un presupuesto y pagar por la creación de anuncios. Una compañía pequeña, en un primer momento, dispone de tiempo y de esfuerzo, por lo que realiza el trabajo de una manera anárquica y donde no encontramos una serie de funciones determinadas. Asimismo, te levantas una mañana y has perdido a 100 followers. Esto, en ocasiones, es sistemático en el tiempo, cuando has seguido una serie de recomendaciones por medio de los profesionales que se dedican a este sector, y no se entiende cómo es posible, ya que es difícil monitorizar, controlar y destacar una serie de conclusiones que permitan que seamos objetivos. Las empresas, del estilo Facebook o Twitter, son sociedades multinacionales que tributan en la Unión Europea (UE), pero no directamente en el país donde han montado sus servidores, porque residen en Dublín, Estrasburgo, Luxemburgo u otros lugares que cuentan con una política fiscal más acorde a su modelo, por cercanía, uso del idioma y posibilidades de generar una infraestructura que permita la conexión con otros servidores que son de su propiedad. La plataforma en sí es replicable de forma cómoda por medio de la virtualización, a pesar de los errores, cambios en la Hoja de Estilo y otros detalles. ¿Qué es lo que está ocurriendo? Que las redes sociales han comenzado a desgastarse, pierden el tiempo de conectividad y lo que empezó como novedad puede que acabe en desilusión, porque todo tiene sus tiempos.

No todo es malo y hay que saber razones cuáles son las que se van a quedar y aquellas que tienen cierta dificultad en la gestión de su modelo de negocio hacia dentro y hacia el exterior. Además, existe una temática que es clara: hay que vender servicios, conseguir la facturación adecuada y sobrevivir en los consejos de administración por medio de la presentación de las cuentas. El beneficio es clave y las grandes empresas no están llegando a objetivos. Por otro lado, su poder es el almacenamiento de datos y lo que cedemos, por lo que hay que tener claro qué es un perfil personal y profesional, el tipo de información que dejamos y cómo poder, en el caso de que no deseemos seguir en el barco, la eliminación de la página que se hará de manera pública que no privada (servidores).

Facebook, Twitter, Flickr, YouTube, Vimeo y otros guardan en sus servidores las relaciones, así como desean saber el motivo de cierre de un perfil de una persona o empresa. En el segundo caso es más sencillo de entender. Las sociedades quiebran y las personas pueden acabar cansadas del uso de una red social. Se han dado casos de todo tipo: infidelidades, malos entendidos, destape de secretos y otra serie de incidencias donde se combina la invasión de la esfera pública y privada. Eso sí, los detectives digitales, por medio del uso del buscador y redes sociales, cuentan con una información válida, clasificada y ordenada para saber de un tercero, en el caso de que exista una investigación. Es el gran Big Data en el análisis de grandes cantidades de datos que precisan del conocimiento profesional de expertos para extraer la veracidad y la calidad del dato.

Atención

¿Qué es lo que hacen con lo que dejamos? ¿Es tan sencillo darse de alta como salir de la plataforma? Quizás nos metemos en una filosofía en la que distinguimos el motivo que perseguimos de estar en una red social. Publicidad, marca personal, hacer amigos, estar en contacto con los conocidos, participar en un grupo, saber de algo que te interesa porque estás haciendo un estudio o compartir fotos sobre una afición, entre otros. Hay otros usos, claro, pero hay que saber enumerar las ventajas y desventajas de lo que nos dan, cómo gestionarlo, el tiempo que disponemos y conocer las posibilidades futuras. En el uso profesional y empresarial estamos ante comunicar lo mejor y obtener un resultado gracias al impacto, teniendo en cuenta que estamos ante un medio social, que tiene cualidades de medio de comunicación.

Éste, que está sujeto a una disciplina empresarial, Manual de Estilo, equipo editorial y de marketing y publicidad, cuenta con unas reglas definidas en la elaboración de contenidos en función de las secciones y jefes de sección o responsables de qué es lo que puede resultar clave para los lectores o no. El medio social cuenta con una periodicidad más inmediata y se rompe la barrera de la fabricación y edición del formato tradicional. Es digital, rápido, actual, en el momento y permite conversar con otros usuarios sobre una cuestión concreta, fomentando la opinión pública, los comentarios y la propagación de mensajes en cuestión de segundos. De hecho las noticias tienen un recorrido mayor a través del clic y las visitas, que pueden llamar a las empresas publicitarias para dejar dinero y publicar anuncios en aquellos enlaces más visitados. El marketing de afiliación puede aparecer y dejarse ver en redes sociales gracias a la publicación de una URL que nos llevaremos a otras plataformas y los usuarios pueden consultar. En todos los aspectos dependemos del tráfico, visitas, impacto y usuarios que nos siguen por medio de las redes sociales, como hemos analizado. Si pierdes audiencia o seguidores es que algo está pasando, pero hay que analizar el motivo.

Adiós a los falsos “likes” o a las cuentas que no son verdaderas, llevan a Facebook o Twitter a controlar las IP´s, acceso a las cuentas y saber si la persona que está detrás es realmente quién dice ser gracias a la vinculación del móvil, cuenta de correo e identidad de la persona. Todo se sabe, así como la compra y venta de followers es algo que pasará a la historia y el negocio pasará por las soluciones de Marketing o Ads que proponen las grandes plataformas, siempre y cuando demuestren la eficiencia, realidad de los usuarios, el interés mostrado en lo que mostramos y la veracidad del dato como se propone por medio del sistema de Inteligencia de Negocio (BI) que ofrecen.

Futuro

Cansancio y de la novedad al fracaso. Una cosa es el ser y el parecer, y otro es la posibilidad de gestionar el éxito de una serie de cuentas. Hay que ser fino y tener un estilo muy concreto para salir a flote de un desarrollo de las comunicaciones que el día de mañana serán más presenciales por la introducción del holograma y gestión de tareas en apenas tres clics, pero con el control del responsable del medio (custodia y almacenamiento). Las redes sociales y medios sociales han tenido su momento. En esa evolución se queda la imagen y vídeo como claves en el esquema de la comunicación. La administración de los perfiles se hará de una forma programada, donde el usuario no tiene que seguir de manera obligada, sino que lo hará de manera muy concreta y en busca de una respuesta a una duda. En el 2011 y 2012 había muchas empresas que vivían de las redes, es decir, que creaban herramientas para cada plataforma. Se dijo adiós a ese modelo.

La duda es saber el lugar y espacio de todos esos datos y qué es lo que se llevaron para su posterior análisis. Eran “StartUp” que vivían al amparo de una grande. Y la grande cambió las reglas del juego. En ese juego hay que tener una invitación muy selecta si quieres poder entrar con una buena mano. No es sencillo. En otro orden de cosas, está la gestión de las funciones, cambios que se realizan muy a menudo y la comunicación de los mismos, lo que nos lleva a la atención y futuro de los siguientes elementos, indicadores y otros detalles:

-Hoja de Estilo.

-Política de Privacidad.

-Aviso Legal.

-Bloquear usuarios.

-¿Qué noticias son las que aparecen al principio?

-Nivel de participación, colaboración e interés con otros usuarios.

-El propio estudio sociológico del comportamiento del individuo y persona con respecto al uso de las redes sociales.

La edad, condición, intereses y el propio tiempo llevan a la realidad de saber el éxito en la gestión de las redes, sus perfiles y el beneficio que podemos obtener en la información que emitimos. Quizás el empleo del Smartphone arroje otra serie de novedades en el futuro que hagan que nos preguntemos por una vuelta al control de las comunicaciones, informaciones y usos de lo que hacemos con respecto al Social Media.

El ojo que todo lo ve

Política, sociedad, soluciones de negocio … Facebook, Twitter, Google+, YouTube, Flickr, Instragam o Pinterest son el gran Big Data de la sociedad virtual en el análisis de todo tipo de datos, relaciones y saben anticiparse al usuario. Lo vemos en el día a día en LinkedIn, por ejemplo, que sugiere en función de la información que dejas en el perfil, pero también por medio de las palabras que empleas, que son etiquetas que permiten ofrecer empleos, páginas similares, perfiles de otros usuarios, darte de alta en grupos o posibilidad de interesarte por determinadas fuentes de información generadoras de artículos acerca de una materia concreta. En esas relaciones, el usuario sólo ve una parte a través de las estadísticas, pero no todo, por lo que lo que interesa es saber con respecto a una categoría que es lo que tenemos detrás:

-Número de seguidores de un contenido.

-Número de perfiles especializados en una materia.

-Número de visitas de un vídeo, cómo es el usuario, qué le gusta, tipo de coincidencias y los motivos por los que accede a ese vídeo e información (origen y destino).

En una recomendación de una serie te encuentras con una canción. Automáticamente es saber algo más: autor, fecha, trayectoria y nombre del tema. Si vas al buscador te encuentras con la biografía y después los audios y vídeos, y una reflexión sobre los Derechos de Autor, qué es lo que se puede subir o no, o bien, conocer los procesos de digitalización para llegar a lo que nos interesaba y dejar una puerta abierta al conocimiento y posibilidad de saber por medio de la autopista que supone estar en la red.

Jorge Hierro Álvarez

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: