La estrategia y confianza

Posted on febrero 7, 2018. Filed under: Actualidad | Etiquetas: , , , , , , , , |

Big_Data_Map

En la generación de datos existe una duda acerca de cómo se pueden llegar a obtener ingresos para las empresas y entidades

La estrategia y confianza

La “gran ola” que ha protagonizado la llamada transformación digital ha puesto en el punto de mira a las empresas e instituciones en su deseo común de ofrecer servicios y productos actualizados a las personas y colectivos que componen una sociedad cada vez más hiperconectada, donde el control de la información, mensajes emitidos y referencias se escapan a otros espacios virtuales, gestionados por terceros, así como responsables de empresas que trabajan en el diseño y nuevas propuestas comerciales segmentadas por edad, sexo, aficiones u otros indicadores. El Big Data o el análisis de grandes cantidades de datos estructurados, semiestructurados y no estructurados, su estudio bajo soluciones concretas, la participación directa del científico de datos y saber cómo realizar un presupuesto para una empresa que busca mejorar la relación de varios departamentos, una comunicación con sus clientes o saber qué tipo de gestión desarrollar en los próximos años, ha consolidado una estrategia acorde a la utilización de la tecnología como un aliado. En un aspecto funcional, los buscadores de información, redes sociales o herramientas que analizan el comportamiento de los clientes en un escenario concreto mezclan la definición de Big Data y Small Data, con el objetivo de conocer tendencias fuera de “nuestras fronteras” o en la “propia casa”, que es la empresa que desarrolla un escenario propicio para cuidar al cliente y proporcionarle la información deseada sobre una duda, nuevo producto o cómo gestionar un pedido desde cualquier espacio de una Web. En el concepto de liderazgo, los directores de las empresas se han fijado en los beneficios de la digitalización e Inteligencia de Negocio (BI) para extraer el valor y veracidad de los datos consultados, dentro de la inmensa variedad que podemos encontrar.

Cuando hablamos de Big Data sólo tenemos que acudir al ordenador, acceder al navegador y emplear Google para recibir una serie de datos sobre una de las búsquedas que queremos realizar. El número de páginas indexadas, el tiempo recorrido, el formato de los archivos o la diferencia entre textos, imagen, vídeo o infografía hacen que estemos ante un escaparate único y repositorio documental de interés, porque si no volveríamos a emplear el servicio en el caso de que no encontrásemos lo que estamos buscando. Además, la posibilidad de emplear las estadísticas en una página Web, Blog o perfil de Social Media hace que estemos ante una propuesta que logra centrarnos en el Small Data de una empresa y cómo podemos interactuar con aquellos usuarios que les interesa nuestra propuesta, y, en el caso de Google, hacer un determinado balance de las empresas que funcionan por numerosos criterios, que pueden estar relacionados con la accesibilidad, experiencia de usuario, diseño, navegación, contenidos, novedad o inversión en la realización y consolidación de una campaña por medio de los servicios de publicidad propuestos por la multinacional. El mismo proceso ocurre en redes sociales, aunque la posibilidad de llegar a una serie de conclusiones, descripción de motivos y seguimiento de los argumentos que hacen que estemos ante el reto de saber qué es lo que desea la persona, objetivos de su acceso a un Panel de Control y conocer sus relaciones, gustos o aficiones, sin dejar de lado si satisface lo que desea desde que se conecta por medio de la App del Smartphone u ordenador de sobremesa o portátil. Emoticonos, estado, la no publicación en la propia biografía, el saber o no de las personas que están cerca o lejos, o bien, el comportamiento que tenemos con respecto a una noticia de actualidad hace que una herramienta que sólo tocamos de manera virtual sepa más de nosotros que nuestros propios amigos o familia, logrando el control del tiempo desde la apertura de la sesión. Facebook, Twitter o YouTube tienen acceso a las estadísticas de los perfiles, sobre todo en el entorno profesional y empresarial, que es uno de los más empleados por parte de los Departamentos de Marketing y Comunicación. En este detalle vemos la diferencia entre Big Data, como es el caso de Google y su análisis de las tendencias más localizadas por los usuarios, o bien, el Small Data que logra fijarnos, por medio de la relación de los perfiles creados en redes sociales de la empresa con los usuarios, en una serie de conclusiones en función de la ejecución de una Estrategia de Comunicación y desarrollo de un Plan de Marketing Online.

Orígenes

La extracción de datos y poder saber qué es lo que interesa de lo que no, no es algo nuevo, porque siempre hemos dispuesto de un centro para un almacenamiento concreto, como una gran empresa que desea saber qué es lo que pasa en su organización y gestión de accesos, jerarquización del propio puesto de trabajo y conocer por dentro el tipo de acceso que realizan los trabajadores. El Big Data apareció hace 18.000 años a. C., cuando algunos seres humanos utilizaron los palillos para registrar los datos por primera vez, que llevó a los estudiosos a la realización de la actividad comercial y el registro de los inventarios. ¿Había tecnología? No. ¿Existía MapReduce? ¿O el uso de Spark? No, no existía, pero siempre que se han podido recopilar datos e información hemos visto cómo se ha intentado mejorar el acceso a la información y la propia evolución de la investigación de mercados para consolidar un producto y servicio, atendiendo a la variedad, volumen, velocidad, veracidad, viabilidad, visualización y valor de los datos, que ha generado la teoría de las 7 V´s en el Big Data actual. Siguiendo con esa apreciación, la llegada del ábaco y la creación de las primeras bibliotecas hace 2.400 años a. C. es una consecuencia de la explicación del funcionamiento del ADN de una persona, que desea dejar constancia de una serie de registros, quizás para conservar un legado o simplemente a modo de representación que justifica una acción que lleva al análisis de una serie de procesos dentro de una estructura de trabajo. McKinsey Global Institute, por medio de la publicación del informe “Big Data: The next frontier for innovation, competition, and productivity”, ya mencionó la importancia del consumo datos y la capacidad de almacenamiento de la información en un mismo espacio, dejando una puerta abierta a la demanda y descarga en años posteriores. Si una enciclopedia como la Wikipedia (texto) o YouTube (audiovisual) tuviésemos que guardarla en los formatos tradicionales, tendríamos un serio problema, a pesar de los nuevos riesgos en materia de seguridad u otros elementos, como la calidad de los materiales que se suben.

Consolidación

Los datos son una consecuencia en el arte de obtener un registro. Antes, la mayor parte de las fuentes de información, eran públicas, pero las ganas de apoyar una venta, aparecer en un mercado o la capacidad de automatizar los procesos para saber cómo vender mejor, han hecho que pongamos la mirada en la perspectiva funcional de saber lo que nos rodea para mejorar la toma de decisiones. Deporte, salud, defensa o turismo son actividades profesionales sobre las que gira la economía de ámbito local, autonómico o nacional, por lo que realizamos la siguiente división en el origen y consolidación de los datos:

-Generados por humanos:

Grabaciones de voz en un “Call Center”.

Correo electrónico.

Registros médicos electrónicos.

-Biometría:

Reconocimiento facial.

Información genética.

-Máquina a máquina:

Contadores inteligentes.

Lecturas RFID.

Señales de geolocalización.

-Grandes transacciones:

Peticiones de atención médica.

Registros de metadatos de telecomunicaciones.

Registro de facturación.

-Web y Social Media:

Historial de navegación.

Tuits publicados (ejemplo).

Publicaciones en el muro de Facebook (ejemplo).

Contenido de una Web.

Si observamos un detalle de una empresa que tiene una expansión internacional, como es el caso de Microsoft, que cuenta con numerosas delegaciones y miles de trabajadores en su estructura, al margen de un programa específico de partners y el desarrollo de un modelo de negocio basado en la creación de soluciones de software, un caso de Big Data es saber y conocer el número de correos electrónicos que se mandan a lo largo del año y la eficiencia de los envíos, el tiempo perdido, la no resolución de dudas o la estimación media de lectura, entre otros factores. Si tuviésemos que buscar una alternativa, podríamos encontrar en el Big Data soluciones, criterios e indicadores acerca de cómo resolver incidencias o encontrar soluciones precisas para el buen desempeño de las funciones en una organización concreta a través de los Pack desarrollados bajo el paradigma del Cloud Computing. Además, en materia de seguridad, los últimos fallos que han atentado y vulnerado determinados protocolos de acceso y control son errores de las personas, por lo que el deseo de saber cómo comportarnos ante una duda son estudios desarrollados en Big Data que fijan la mejora de esos procedimientos que hacen que pongamos en peligros los sistemas de información de las empresas.

Estrategia

Tan sencillo cómo saber los motivos del desarrollo de un proyecto de Big Data en la empresa, siempre y cuando sepamos los motivos, objetivos, qué buscamos y si tenemos la capacidad de medir tecnología propia o de terceros. En cualquier caso, estaremos atentos a las siguientes etapas:

-Acceso a los datos. Saber de dónde vienen, la fuente, cómo los vamos a almacenar y qué representan es una de las primeras claves en un ejercicio de acercamiento al análisis de grandes cantidades de datos. Fijar patrones y marcadores hace que estemos ante el resto de saber cómo debemos de agruparlos y precisar de una estrategia clave que ayude a la definición de los mismos.

-Integración. Su adaptabilidad a un sistema que hemos escogido con el desarrollo de un equipo de trabajo liderado por especialistas en el tratamiento de los datos (científico), hace que tengamos la capacidad de volcarnos en un espacio para trabajar sobre ello.

-Limpieza. Errores, duplicidad, imprecisión, incompletos y la obligación de descartar aquello que no aporta nada y puede inducirnos a error.

-Control. Búsqueda de la fuente de información, fiable y saber cómo acceder a la calidad, veracidad y valor del dato.

-Protección. El cumplimiento normativo del tratamiento, hace que exista la obligación de las empresas e instituciones de cumplir con el Reglamento Europeo de Protección de Datos, que entrará en vigor el 25 de mayo de 2018.

-El negocio. Oportunidad de negocio y mejora del modelo por medio del desarrollo de técnicas relacionadas con el Big Data Marketing.

-Aprovechamiento de la información. Los cuadros de mando y su personalización hacen que demos entrada a la Inteligencia de Negocio (BI) y predicción de datos para la mejora en la toma de decisiones.

Jorge Hierro Álvarez

http://twitter.com/jhierroalvarez (@jhierroalvarez)

http://facebook.com/jorgehierroalvarez

http://linkedin.com/jorgehierroalvarez

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: